PRÓXIMAS TOCADAS

PRÓXIMAS TOCADAS
INGRESO LIBRE

martes, 14 de agosto de 2007

Literatura fragmentaria

El mundo es parcial, nuestra percepción e inteligencia limitadas, “Borges imaginó un universo acabado de crear con -falsas- huellas de un pasado antiquísimo” (A. Dolina), el planeta parece inabarcable conjurando la paradoja de que todo está mas cerca, todo es más accesible y posible, pero -eso sí-, no más barato, ni justo, ni igualitario.


La Historia, con todos sus archivos y rectificaciones, con sus folios y docs guardados sobre el pucho, no alcanza, no abastece ante el ritmo avasallante de la vida. Y la historia del arte, en sus capítulos recientes, los que vivimos, parece privilegiar los fragmentos, pedazos, huellas, esbozos, referencias, citas, alegorías. Estamos ante un arte incompleto, una literatura escindida por el comic, el blog y el fotolog, estamos ante la explosión de la mixtura musical y la serpentina teatral (acaso una banda de moebius).


Y si Champollion y los arquéologos e investigadores del siglo pasado se encontraron ante obras inconclusas, fragmentadas por el fuego, las guerras, el paso del tiempo y la miseria del poder, no estaría demás, que en este, pongamos de nuestra parte, que escribamos novelas sin final, poemas firmados en páginas en blanco, canciones grabadas directamente a cds rayados y deficientes, etc. Aquí van -en forma de poema- más ideas:

Escribamos reseñas de libros sin publicar
fragmentos de novelas inexistentes
empecemos por contar quién es el asesino
descubramos el último verso
del poema más grande del mundo.

Pintemos estudios inconclusos
firmemos grabados ausentes
vendamos lienzos y tablas en blanco.

Dediquémonos a la crónica y la glosa
al balbuceo constante de la crítica
recomendemos canciones odiosas
alabemos a los autores pérfidos.

La poesía no está en la calle,
en la calle está la gente que camina y trabaja
y cuestiona la utilidad de un poeta
la profundidad del teorema
la eficacia de la música
el beneficio de un alma
sin despeinarse la rutina.

En la calle están los perros
que se comen a los niños del futuro,
en la calle están los autos
inmóviles / de la crisis eterna.

Busquen la poesía en otra parte,
señorita periodista,
busquen la poesía en otra parte.



La Paz, 13 de agosto

2 comentarios:

Buen-a-venturas dijo...

Empecemos a desconstruir el pensamiento.

Voilá!

Ahora sí, amemos, o lo que es igual... hagamos poesía.

Un abrazo, astronauta.

Sergrito dijo...

mira vos loco que te leo y me acuerdo de un cuento de Borges (nacido en el siglo XIX): Tlon Uqbar, Orbis tertius, que hace exactamente lo que dices: describe un mundo q no existe, y relata una especie de enciclopedia británica sobre el mismo. Ciertamente que el tiempo (o la falta del mismo, mejor dicho), parece hacer que nunca terminemos las cosas, que cuando las terminemos, ya todo haya cambiado; yo quiero grabar un disco hace dos años, y no lo hago porque cada vez q escucho mis demos, siento que lo nuevo q he hecho me identifica más, jaja... soy boludo, buena cosa este post. un abrazo. Sergio